miércoles, 29 de mayo de 2013

lunes, 13 de mayo de 2013

Noticias desde el acuario- día 39

En todo este tiempo ha pasado un poco de todo:

1- se nos murió un ancistrus, no sabemos muy bien por qué. Por los síntomas (el pobre daba vueltas sobre sí mismo, tenía como espasmos), nos dicen que pudo haberse atragantado con una piedrita, o con algo de comida, y morir por eso.

2.- nos ha desparecido una gambita, no somos capaces de encontrarla. Así que la damos también por "subida al cielo".

3.- nuestro alevín superviviente es ahora un precioso pez (todavía tiene medio cuerpo transparente, pero la parte de delante ya tiene un lindo color amarillo) y nada libre en la pecera comunitaria desde hace 10 días.



4.- la molly ha vuelto a parir, y hemos conseguido rescatar en la paridera - tupper a 2 alevines. Hemos visto que hay un tercer alevín que después de 5 días todavía sobrevive entre las plantas, bajo la raíz y se comporta con bastante cautela. No vamos a cantar victoria pero de momento ha demostrado que la supervivencia es lo suyo.

5.- el caracol que compramos murió, posiblemente por la salinidad del agua, que aunque era baja pudo afectarle. Pero le hemos sustituido por dos de la misma especie que no solo parecen contentos, sino que NO PARAN y nos están dejando los cristales y la raíz como la patena.

Nuestro Serengeti particular es una fuente de enseñanzas, preocupación y sí, también de diversión. Jamás pensé que podría encariñarme tanto con unas cositas tan pequeñas :-D

San Isidro ya está aquí

Y se me pasan los días y las semanas en un suspiro. Si no fuera por el curso escolar, me daría menos cuenta,. Pero el mes de mayo es muy intenso: los jueves hay oración a María, tenemos la Semana de La Salle coincidiendo con la semana de San Isidro, a final de mes la fiesta de PROYDE y luego ya es cuestión de días para ¡¡¡la fiesta de fin de curso!!!

Este año, para variar un poco, han decidido celebrar también una tarde de San Isidro en el cole, y nos han pedido que los niños lleven para compartir unas rosquillas listas y unas rosquillas tontas. El "laboratorio de I+D" ha decidido que en vez de ir a La Pradera de S.I. a comprarlas, bien podía hacerlas en casa. Total, así aprendo algo nuevo :-)

Debo decir que lo que ha salido está BASTANTE más bueno que lo que se encuentra en la pradera, y con diferencia. La receta la he encontrado buscando por internet, y me he basado en esta  pero retocándola un poco porque lo de que se "añada un poco de harina si hace falta" ha supuesto añadirle 150 gr más de harina. Y también algo más de azúcar. Como os estaréis imaginando, ha habido que hacer alguna que otra prueba...

Así que la receta que yo he seguido es la siguiente:

- 3 huevos
- 120 gr de azúcar
- 400 gr de harina
- 1 dosis de gaseosa (como vienen dos sobres, los dos)
- 50 ml de anis
- 1 cucharadita de anises
- 120 ml de aceite
- dos tiras de piel de naranja
- huevo batido (para pintar las rosquillas)

Se pone a freir la piel de naranja en el aceite a fuego muy lento, durante 10 minutos. Se retira del fuego, se tiran las pieles y se deja enfriar.

Se doran los anises a fuego medio, removiendo para que no se quemen hasta que estén fragantes. Luego se deshacen en un mortero hasta obtener un polvo fino.

Se baten los huevos con el azúcar con las varillas hasta que están muy espumosos. Se añade entonces los anises, el aceite y el anís y se sigue batiendo hasta que todo quede bien incorporado.

Con una espátula, se añade la harina mezclada con la gaseosa incorporándola bien. Se tapa la masa y se deja una hora en la nevera.

Precalentar el horno a 200º (yo lo enciendo unos 5 min antes de sacar la masa de la nevera). Poner papel de horno sobre la bandeja de ídem.

Engrasarse las manos con aceite e ir tomando porciones. Hacer bolitas, aplastarlas, y hacer un agujero en medio, colocándolas separadas (todavía crecerán un poco en el horno). Pintarlas con huevo batido e introducirlas en el horno caliente.

Pasados 10 minutos, volver a pintarlas. Dejar hornear unos 8-10 minutos más.

Los tiempos van a depender del tamaño de las rosquillas. Si son grandes, saldrán unas 15, si son pequeñas (como las que hice yo), salen unas 28-30.



Y ahora viene la diversión: se pueden dejar así (las llaman rosquillas tontas) o se las puede glasear. Después de un poco de investigación en la web, vi que las "listas" se bañan primero en un jarabe simple y luego se glasean con una especie de merengue suave.

Para el jarabe simple:
- 100ml de agua
- 100 gr de azúcar
Se pone a hervir a fuego medio hasta que más o menos ha reducido al 75%.
Bañar las rosquillas tontas en este sirope.

Para la glasa:
- 1 clara de huevo
- 50 gr más o menos de azúcar glass
- 1 chorrito de limón
- un chorrito de caramelo para darle un poquito de color
Batir bien la clara, cuando está espumosa añadir el azúcar y el limón, y finalmente se colorea con el caramelo. Poner en un biberón y pintar las rosquillas con rallitas, o bien mojar la mano en la glasa y dejar caer hilos con los dedos sobre las rosquillas. Dejar secar en el horno todavía caliente con la puerta abierta. Se quedarán "pringosas" por debajo y secas por arriba.