jueves, 30 de diciembre de 2010

Decir adios

Este año, las navidades han sido raras.

Sin mi niña.

Habiendo tenido una señora bronca con mi maridín.

Con su tía muriéndose. De cáncer. Con dolores indescriptibles.

Los días 24 y 25 de diciembre de este año han sido tremendos desde el punto de vista emocional.

El día 28 le incrementaron por fin la medicación contra el dolor, y la pobre ha empezado a estar más tranquila, algo amodorrada peo al fin sin sufrir. Le quedan días de vida.

Jamás he vivido algo parecido. Es horrible. La impotencia. El sufrimiento.

Dios mío.

Y el día 28 tuve que decirle adiós, porque me volvía con la nena a Madrid. Tanto ella como yo sabíamos que era el definitivo. Y que no hay palabras.

Más que adiós.

jueves, 23 de diciembre de 2010

El reto de diciembre - Stollen (o cómo perder la cabeza)



The 2010 December Daring Bakers’ challenge was hosted by Penny of Sweet Sadie’s Baking. She chose to challenge Daring Bakers’ to make Stollen. She adapted a friend’s family recipe and combined it with information from friends, techniques from Peter Reinhart’s book.........and Martha Stewart’s demonstration.

--English version at the end--

Chicos y chicas, os preguntaréis el por qué del título (no, no me refiero a lo del reto, ni a lo de que ya sea diciembre --glubs--, ni siquiera a lo "stollen" --qué concho es eso--). En los pocos meses que llevo en esto de los Daring Bakers nunca me había pasado esto. Y eso que he hecho cosas divertidas y buenísimas. Pero ninguna como esta.

Hace ya tiempo, desde una visita a Tenerife que me trae preciosos recuerdos, descubrí los dulces alemanes. No tienen nada que ver con los españoles, y tienen un algo que no sé qué es, porque lo cierto es que no he dedicado nada de tiempo a buscar recetas. Quizá porque no sé alemán, y eso es un pequeño escollo a salvar si se quiere tener acceso a las recetas "de verdad".

Y entonces llegó Penny y me enseño a hacer esto.


lunes, 29 de noviembre de 2010

¡Pero qué frío hace en este pueblo!

Seguimos siendo fieles al dicho "a mal tiempo, buen estómago", dicho que acuñó si mal no recuerdo mi amiguete Javier. Y cuando hace malo ahí fuera (y hoy de verdad que ha hecho malo, lluvia que a ratos se convertía en nieve, una temperatura ambiente de aprox. 2ºC, menos mal que no hacía mucho viento) me entran ganas de meterme en la cocina porque al menos, ahí dentro, se está calentito.

Las cosas nunca vienen solas, y en este caso también ha influido el hecho de que Elena, la profe de la peque, deja el cole este jueves (se le acaba la sustitución, el viernes ya vuelve Visi). Prácticamente un año después. Y estoy un poco molesta, porque la verdad, para lo que queda del trimestre, casi era mejor que se hubiera quedado Elena hasta las vacaciones y que Visi se hubiera incorporado en Enero. Por los enanos.

Pero bueno, las cosas son como son y los niños son todavía pequeñines, estarán unos cuantos días despistados hasta que se vuelvan a centrar, entonces llegarán las Navidades y cuando vuelvan volverán a estar despistados hasta que se vuelvan a centrar :-)

Pero a Elena la echarán de menos. Y por eso mismo quise también hacerle un "cariñin", como dice mi madre, para que sepa que durante este año la hemos cogido cariño también los padres, fundamentalmente porque los críos salen contentos, porque le dan un beso al salir de clase, porque se preocupa por ellos. Así que, para ella, ¡unas galletas de estrella!


La receta que seguí fue la del reto de hace dos meses, facilísimas y una vez más, riquísimas. Esta vez conseguí que la peque me ayudara también en la preparación de la masa. Y durante el tiempo que esta masa tenía que enfriar, hicimos unas galletas "sanas" para que Irene desayune.

Os voy a contar un secreto (bueno, no lo es, lo pone en las bolsas): sabéis cuantas calorías tiene una, sí, una galleta Yayitas con miel? 31 calorías. Irene se desayuna 6 o 7, así que solo hay que hacer unas pocas matemáticas para llegar a la conclusión de que sí, están buenísimas, pero son una bomba calórica que aporta sobre todo grasa. Y eso no me gusta para Irene.

Con ese recto propósito puse a Google a trabajar, y me llevó a una serie de recetas de galletas de avena sin prácticamente mantequilla que me dieron la idea. Haciendo una pequeña fusión entre la receta que vi aquí y otra que vi allí hice lo que Irene a bautizado como "cagarrutas" (con perdón). Y el caso es que están de muerte, a pesar de que su aspecto sea poco atractivo. Bueno, tampoco están tan mal, ¿no?
La receta es la siguiente:

-1 taza de harina de trigo
-1 cucharadita de royal
-una pizca de cremor tártaro
-una pizca de sal
-1/2 cucharadita de canela
-1/2 cucharadita de esencia de vainilla
-2 cucharadas (aprox 50 gr) de mantequilla a temperatura ambiente
-una cucharada bien colmada de puré de membrillo (ligeramente edulcorado, pero no dulce)
-1 huevo
-media taza de azúcar moreno
-media taza de azúcar blanca
-2 tazas de copos de avena (suelo tener Quaker por casa)
-2 cucharadas rasas de cacao desgrasado (yo uso el Valor)

Batir la mantequilla con los azúcares. Añadir el huevo, el puré, la vainilla y batir todo bien. Mezclar en otro bol la harina con la sal, royal, cremor, canela, avena y cacao. Añadir a lo anterior y mezclar hasta que todo esté bien incorporado.

Calentar el horno a 180º. Con dos cucharitas, ir poniendo bolas de la mezcla sobre una bandeja cubierta de papel sulfurizado o un silpat, y hornear durante aprox. 10 minutos (siguen estando algo blanditas por encima). Dejar enfriar unos 5 minutos y pasar a una rejilla hasta que estén completamente frías. Guardar en una caja para galletas / bolsa de plástico bien cerrada / tupper bien cerrado / llevar al colegio o a la oficina y que desaparezcan :-)

domingo, 28 de noviembre de 2010

El reto de noviembre - "crostata" italiana

The 2010 November Daring Bakers’ challenge was hosted by Simona of briciole. She chose to challenge Daring Bakers’ to make pasta frolla for a crostata. She used her own experience as a source, as well as information from Pellegrino Artusi’s Science in the Kitchen and the Art of Eating Well.

---English version at the end---


El mes de noviembre se ha ido, y nadie sabe como ha sido... Sí, sé que no estoy siendo muy original, pero es que es ESTRICTAMENTE cierto. Se me ha pasado. Y sí, puedo echar la vista atrás y más o menos me acuerdo de lo que he hecho (salimos a cenar una noche a un sitio donde comimos fenomenal, hemos estado en Cuenca un fin de semana, hemos visto a la familia, han operado a mi madre, ya tengo jefe después de cuatro meses, me ha dado una contractura de espalda de agárrate y no te menees, he cocinado mucho, pero para hacer las tarteras que nos llevábamos al día siguiente al trabajo...) pero ¿y el tiempo libre? La única sensación que tengo es de no haber parado, de haber estado de la ceca a la Meca, y estoy cansada.

Con ganas de un poco de "nosotros solos". Con ganas de un poco de ilusión. Con ganas de Navidad. Con ganas de vacaciones.

¡Y están a la vuelta de la esquina!

Con tanta actividad apenas he tenido tiempo que dedicar al reto de este mes. Y qué lástima, porque el proyecto era interesante y las recetas tentadoras. La receta la podeis encontrar aquí y, por favor, no dejéis de ver todas las ideas impresionantes que han tenido el resto de osados cocineros, algunas son de quitarse el sombrero. Varias veces. Gracias Simona por un reto ¡superior!

Mis intentos han sido pobres en comparación con todo lo que he visto. Pero bueno, hice lo que pude, y aunque no me quedó muy vistoso, estaba buenísimo. Palabrita.

miércoles, 27 de octubre de 2010

El reto de octubre - donuts o berlinesas


The October 2010 Daring Bakers challenge was hosted by Lori of Butter Me Up. Lori chose to challenge DBers to make doughnuts. She used several sources for her recipes including Alton Brown, Nancy Silverton, Kate Neumann and Epicurious.

--English version at the end --


La vida es dura para aquellos que quieren conseguir una meta. Especialmente, cuando la meta es perder peso. Y más todavía si resulta que se tiene entre manos un reto "pecaminoso" como este: hacer donuts. Tengo que darle las gracias a Lori, de Butter me Up, por proponerlo.

Durante unos días pensé en no hacerlo pero... ¿cuándo voy a tener la oportunidad de hacer algo así? Y, más aún, ¿cuándo voy a tener oportunidad de intentar hacer una versión "aligerada" de algo tan bueno? Sí, aligerada. Y es que veréis: Audax, que sigue siendo mi héroe en esto de los retos, dijo que se podían hacer horneados, y que la receta daba unos resultados buenísimos, casi tan buenos como si se hacían los donuts fritos.

Entre eso y esta carita, ¿quién puede contenerse?

lunes, 27 de septiembre de 2010

El reto de septiembre - Galletas temáticas (de azúcar)


The September 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Mandy of “What the Fruitcake?!” Mandy challenged everyone to make Decorated Sugar Cookies based on recipes from Peggy Porschen and The Joy of Baking.

--English version at the end--

Septiembre. ¿Qué me trae a la cabeza el mes de septiembre?

El final de las vacaciones, los días más cortos y las noches más frescas, dormir con colcha (¡al fin!) y acurrucada. Adiós al aire acondicionado y al ventilador, pero también adiós a las tardes sin obligaciones y a no tener horarios.

Bienvenida la vuelta al trabajo (que en estos tiempos hay que dar gracias por tenerlo), la vuelta a la rutina y, cómo no, la vuelta al colegio de la chiquitina que cada día lo es menos.

Este mes, Mandy nos proponía hacer galletas de azúcar con tema libre, siempre y cuando fuera inspirado en el mes de septiembre. Con todo lo anterior en mente, me centré en algo que pudiera plasmar en una galleta.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Hey monkey!


(Por problemas técnicos, y para que se pueda ver lo que es un monkey-bread, he sacado esta foto buscando en google del blog Sand and Starfish).

Ayer vinieron a cenar a casa los amigos con los que nos fuimos este verano a Sitges. Uno de ellos es un apasionado de los "cinnamon rolls", all-american style, y hace tiempo le comenté que habíamos hecho un postre que en sabor se parecía y me pidió que se lo hiciera. Así que aproveché la ocasión y me puse manos a la obra con el "pan de mono" o, en sajón, "monkey bread".

Se trata de una especie de tarta, se basa en una masa de pan bastante hidratada, enriquecida con mantequilla y azúcar, que después del levedar por primera vez se corta, se hace bolitas que se rebozan en mantequilla derretida y azúcar moreno con canela, para luego hacerlo levedar una segunda vez antes de hornearlo. Finalmente, y cuando todavía está tibio, se le pone una glasa de queso azucarado y avainillado.

Si simplemente con esa descripción ya te llama la atención, puedes pasar a formar parte del club de los conversos del pan de mono.

martes, 7 de septiembre de 2010

Una tarta de zanahoria "pa' quitar el sentío"


Tenemos chica nueva en la oficina:
además de ser un sol va y nos cocina.
Pa' llevar las reuniones con dulzura
trae tartas que son toda una ricura

Y va en serio.

Y encima nos deja la receta. Es una joya :-)

No tengo foto* del evento, pero el jueves pasado nos quedamos todos epatados con la tarta. Y nos salvó la reunión de coordinación.

*Ya tengo foto, porque hoy viernes día 24 de septiembre la ha repetido, jolines, está incluso mejor...


Y no tiene ni una pega.


Ingredientes: (6 personas)
Tarta de zanahorias:
175g zanahoria rallada
175g harina
1 cucharadita de levadura en polvo
3 huevos
150g azúcar moreno ( integral)
75ml aceite de oliva
Una cucharadita de canela
Media cucharita de nuez moscada
50g coco rallado
50g pasas
Crema:
175 g. de queso crema*
175 g. de mantequilla
1/2 cucharadita de esencia de vainilla*
225 g. de azúcar blanco ( o glass)

*Si te gusta más dulce la crema, sustituye el queso crema ( Philadelphia light) la misma cantidad de chocolate blanco..
*Sustituye la esencia de vainilla por vainilla en polvo.. y pica nueces y las pones por encima de la crema.


Preparación:
Tarta
Mezcla el azúcar moreno con los huevos con la varilla. Añade el aceite y los demás ingredientes y bátelo hasta que la mezcla este cremosa.
Al horno a 190ª 30 minutos ( pínchalo de vez en cuando para ver si está cocido)
Crema:
Deja que se derrita un poco la mantequilla y la crema y añade la vainilla. Bátelo con la batidora o la varilla ( esto último es más lento) echa el azúcar por último y bátelo cubre el bizcocho y espolvorea nueces picadas.
Déjalo reposar en la nevera unas horas.

sábado, 28 de agosto de 2010

Lo que he leido este verano

Últimamente estoy leyendo bastante y no estoy apuntando aquí lo que voy leyendo. Tampoco pasa nada, ya lo sé, pero algunas de las cosas que han pasado por mis manos valen la pena compartirlas.

Siguiendo mi tradición, voy cogiendo libros de la biblioteca que me llaman la atención por su título, sin tener ninguna idea de quién son o de qué van. Este verano parece que he tenido suerte al elegir porque ambos libros me han gustado, aunque ambos son de los que te hacen fluir las lágrimas a ríos, en serio. Nunca me había pasado.

La primera novela es un cuento, una fábula, bonita, dulce y tremendamente triste a la vez. Se llama "Llora, Alegría", y es de Cuca Canals.

La segunda, en inglés, se llama "Windfalls", y es de Jean Hegland. Me he de leer sus otros libros si los encuentro, porque tanto su forma de narrar como la manera en que trata a los personajes me han hecho no querer soltarlo. Incluso cambiar mi ruta de vuelta a casa desde el trabajo para tardar más. Incluso a quedarme hasta altas horas de la madrugada. Incluso dejando tareas sin hacer. Tremenda.

miércoles, 21 de julio de 2010

El reto de Julio - ¡¡¡booooooooooooooomba!!! (de helado)


The July 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Sunita of Sunita’s world – life and food. Sunita challenged everyone to make an ice-cream filled Swiss roll that’s then used to make a bombe with hot fudge. Her recipe is based on an ice cream cake recipe from Taste of Home.

--English version after the jump, at the end--

Este mes me he divertido de lo lindo con el reto y he hecho un gran descubrimiento: hacer helado en casa no solo es fácil sino que es delicioso. De hecho, voy a investigar más porque una vez he visto cómo hacer helado y lo bien que queda, me ha picado la curiosidad hacer sorbetes. Tengo todo el verano para hacer pruebas y para comer los errores (¿también los aciertos, eh? :-) )

Sunita nos retó para hacer una bomba de helado: una tarta helada recubierta con brazo de gitano y que tenga tres capas de helado dentro. La receta original se basaba en un brazo de gitano de cacao relleno de crema de vainilla, y helado de chocolate, vainilla y una capa intermedia de salsa de chocolate (fudge).

Como el mes pasado ya tomé todo el chocolate que me podría pedir el cuerpo en un año (no soy muy chocolatera, se nota), decidí dejar volar la imaginación, y hacer un poco de brainstorming con el maridín para intentar hacer algo original. Y, como es bastante habitual, tuvo una excelente idea: ¿cuál es la tarta que más me gusta? La de manzana. ¡¡Pues haz una tarta de manzana helada!!

Y a ello me puse.

miércoles, 7 de julio de 2010

Ya ha llegado el verano - helado de caramelo y helado de chocolate

Y qué calor que hace. En este momento son las ocho de la tarde y en el despacho hay treintaisiete grados y medio. Y dando gracias porque corre una pizca de brisa.

Con esta temperatura, apetece algo fresco, qué digo fresco, frío, qué digo frio, helado. Helado, esa es la palabra.

Y entonces encontré la web de David Lebovitz, y canté bingo. Qué pasada. Se me ha hecho la boca agua.

Y no lo he podido evitar. He probado a hacer dos de sus recetas, una elaborada y otra sencilla. Y es probable que a lo largo de lo que queda de mes pruebe al menos un par de ellas más. Al menos una.

Es que todavía queda la final del mundial. Y pase lo que pase hoy, habrá que "enfriar" los ánimos con algo recién sacado del congelador.

Helado de caramelo (la receta está aquí)
Se trata de un helado bastante especial, porque aparte de llevar un praliné de caramelo con sal, la crema se hace también con mantequilla salada. Y qué acierto.

Hice la mitad de las cantidades indicadas en la receta, las que os pongo aquí son las que yo hice:

Para el praliné: 50 gr de azúcar y un pellizco de sal Maldón (hay que utilizar una sal buena)

Hacer el caramelo con el azúcar. Mientras tanto, preparar una placa de horno ligeramente untada con aceite neutro (girasol, maíz). Cuando el caramelo esté en su punto, añadir la sal y, sin remover, verter el azúcar sobre la placa de horno e inmediatamente inclinar la placa, de tal manera que se consiga expandir el caramelo en una placa, lo más fina posible. Dejar enfriar y, una vez frío, cortar en trozos de aproximadamente 1cm x 1 cm

Para el helado: 250 ml de leche, 150 gr azúcar, 30 gr de mantequilla salada (como yo no la tenía, utilicé mantequilla normal y un pellizquito de sal), 1 pellizco de sal (adicional al anterior), 125 ml de nada de montar, 3 yemas de huevo mediano y media cucharadita de azúcar vainillado.

Poner un bol con hielos y un poco de agua e introducir otro bol más pequeño en ese. Verter en el bol pequeño la mitad de la leche y mezclar con el azúcar vainillado. Poner un colador sobre el bol.

Con el azúcar, hacer el caramelo y justo cuando esté hecho retirar del fuego y añadir la mantequilla y la pizca de sal. Cuando se haya derretido la mantequilla, añadir poco a poco y removiendo la nata. Si el caramelo se solidificara, arrimar a fuego suave hasta conseguir disolverlo. Una vez añadida toda a nata, añadir la leche.

En otro bol, batir bien las yemas. Añadir a las yemas, batiendo sin parar, un poco del líquido anterior, y luego volcar sobre el líquido restante. Volver a calentar a fuego medio sin parar de remover hasta que espese.

Cuando esté hecha la crema, añadir a la leche reservada a través del colador. Enfriar y meter en la heladera o (si lo vas a hacer a mano, como yo) en el congelador bien tapado.

Si se hace a mano, hay que estar pendiente de batir con una batidora de varillas o con la batidora eléctrica cada 30-40 minutos, para asegurarse de que el helado se congela bien.

Después de haber batido unas tres o cuatro veces, y cuando la consistencia sea prácticamente la de un helado, añadir el praliné de caramelo, revolver bien, y dejar que acabe de congelarlo.

Helado de chocolate fácil (ver aquí la receta original) - Solo para adultos

110 gr de chocolate oscuro
160 ml de leche (yo utilicé mitad de leche desnatada y mitad de nata de montar, es lo que tenía a mano)
160 ml de Baileys
30 ml de ron oscuro (yo utilicé Santa Teresa Añejo)
2 plátanos bien maduros

Calentar la leche con el chocolate hasta que se deshaga. Mientras, pelar y cortar en trozos los plátanos. Con una batidora de mano batir todos los ingredientes juntos hasta conseguir una crema fina. Meter en la heladera o seguir los mismos pasos que en el helado anterior si se hace a mano (con la salvedad de la adición del praliné, claro).

Fotos en breve :)

¡¡Tengo que probarlo!!

Llega el verano y, cómo se nota, tengo ganas de VACACIONES. Mientras eso llega (que llegará) he visto un cóctel en smittenkitchen que se llama "Porch Swing" que TENGO QUE PROBAR.

Si a alguno se le ocurre probarlo antes que yo, por favor, decídmelo!

lunes, 28 de junio de 2010

Lo que ha dado de sí el mes de Junio

El final del curso escolar se ha plantado delante de un salto, y yo con estos pelos... Menudo mesecito de Junio lleno de eventos, de ir de aquí para allá. Y ya casi se nos ha acabado. Pero mientras tanto...

El festival de Discovery (el 14 de junio)





La última clase de Discovery (con mini-fiesta al final, el 15 de este mes)



El festival de fin de curso del cole (el 23 de este mes)


Y ha empezado el mundial. Madre mía, ¡¡qué mes!!

domingo, 27 de junio de 2010

El reto de Junio - pavlovas de chocolate


The June 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Dawn of Doable and Delicious. Dawn challenged the Daring Bakers’ to make Chocolate Pavlovas and Chocolate Mascarpone Mousse. The challenge recipe is based on a recipe from the book Chocolate Epiphany by Francois Payard

(English version, after the jump)

(y una segunda versión de la pavlova que hice para San Juan)


Este mes, y gracias a Carmina y a Gianni por invitarnos a una barbacoa el 3 de junio, he conseguido hacer el reto a principio de mes, así que puedo ir trabajando en el post con un poco de tiempo y (si no lo hago es para darme) publicarlo a tiempo. También quiero darle las gracias a Dawn por las recetas (perfectas), y no soy la única. Carmina, Gianni, Yurima, Mar, David, Irene y Juanma se unen a mi.

Las pavlovas que hemos hecho este mes se parecen mucho a lo que mi amigo Nano llama "pastel ruso", aunque no se parecen demasiado a las pavlovas que han inspirado el reto que son las que se hacen en Nueva Zelanda y Australia (no voy a entrar a describir las puyas que he leido entre australianos y neozelandeses al respecto de quién hizo suyo primero las pavlovas como postre nacional... ¿postre nacional? ¡¡pero qué concho es eso!!).

Básicamente, se trata de merengue cubierto con una crema. En este caso, merengues de chocolates cubiertos con una mousse de chocolate y mascarpone y regada con otra crema de vainilla y más mascarpone.

¿Empalagoso? Ni una pizca. El balance de sabores es prácticamente perfecto. Para personalizarlo un poco añadí una cucharadita de coulis de maracuyá (¡me he hecho adicta a esa fruta!) y no sé si se podrá conseguir una combinación mejor.

¿Perfecto para después de habernos tomado secreto ibérico, costillas, chorizo, morcilla y qué se yo? Bueeeeeeeno, hay opinioooooones... Como pasó casi una hora desde que tomamos el último bocado de carne y el primero de la pavlova, casi puedo decir que sí. Con ciertas reticencias. Que tienen que ver con los michelines creciendo por momentos. Visiblemente. Os lo juro.

miércoles, 16 de junio de 2010

Pan de piñones - BBD nº 31


La decisión está tomada - voy a unirme al BBD (Bread Baking Day) y hacer un pan. Este mes es el tercer aniversario (¡mira que bien!) y el tema es "panes con frutos secos". He estado revisando los libros de recetas que tengo por casa, y me he encontrado un pan dulce que lleva piñones y avellanas y almendras. El nombre oficial es "pan de piñones", así que lo llamaré así. Pero son lo que menos se nota.

Es una receta del libro que compré en Londres hace ya un año, y del que he hecho algunas cositas, pero no muchas (me he encontrado con varias erratas y no me acabo de fiar del todo). El libro se llama "The New Family Bread Book", y es de Ursula Ferrigno. Así que voy a darle una oportunidad. Pero me he vuelto a encontrar con una errata. Bueno, quizá no errata, sino que las indicaciones dadas no son exactas. Os lo cuento más adelante.

La receta es para un pan de desayuno típico del sur de Italia, y la autora indica que es una buena idea es dejarlo levar en el refrigerador toda la noche y hornearlo a la mañana siguiente (aunque hay que levantarse pronto porque primero hay que dejarlo levar por segunda vez, lo que llaman proofing en inglés).

Como jamás he tomado un pan de desayuno italiano, no sabía qué esperar. Como mis tiempos de cocinar suelen ser entre semana, ya que algunos fines de semana, como este, nos vamos fuera, no he seguido su consejo y lo he hecho todo en una tarde.

domingo, 13 de junio de 2010

La paloma y las gallinas

Durante unos días puse algunos de los que me inventé, han sido muchos los que no he escrito PORQUE EN CUANTO LOS CUENTO ME OLVIDO, si no pongo un poco de atención. Y claro, cuando los cuentas en la cola del súper, en el coche cuando te estás durmiendo, por la calle, etc, mucha atención no pongo.

Pero este es diferente. Este lo ha contado Irene, ayer, en el coche. De hecho nos contó cuatro, pero solo recuerdo este y ligeramente el segundo (denominado "la cucaracha solitaria", si es que le gustan los animales, qué le voy a hacer).

Todo empezó por una paloma que vivía con unas gallinas en un gallinero. Todos ponían huevos, y algunos de esos huevos los empollaban para tener chiquitines. Las gallinas querían a la paloma y las palomas querían a la gallina.

Pero un buen día llegó un niño e intentó quitar los huevos a la paloma, y todas las gallinas se fueron contra él y le picaron la mano. Tanto, que al niño hubo que llevarle al hospital.

El médico que le atendió le preguntó qué le había pasado, y el niño confesó que había intentado quitarle los huevos a una paloma, y al dar más detalles el médico se dio cuenta de que se trataba de su paloma y de sus gallinas, y se enfadó mucho con el niño. No se quitan los huevos a los animales, sobre todo los que están empollando.

Así que el médico se fue a su casa, cogio a todas las gallinas y a la paloma, metió todos los huevos en una bolsa, y se fue a otra casa más lejos. Allí, los animales vivieron felices porque no había ningún niño que quisiera hacerles daño. Y los huevos no se mezclaron, y a los pocos días las gallinas tuvieron pollitos y la paloma tuvo palomitas. Y jugaron todos juntos.

Si os ha gustado, decid ¡¡¡BIEN!!!

¡El frigorífico está casi vacío!

Pero de verdad, de verdad de la buena. Así que esta mañana he hecho una de esas cosas que tanto me gustan, y es la de improvisar. Un poco de esto, un poco de aquello... y voilà: albóndigas "al estilo de mi casa", o sea, "my way".


Lo que tenía a mano (y, por ende, lo que utilicé):

- 200 gr de carne picada congelada, descongelada en el micro
- 1 huevo batido
- 20 gr de piñones
- sal y pimienta blanca
- 2 cucharadas de pan rallado
- una pizca de tomillo seco
- 1 cucharada sopera bien colmada de harina
- 2 cucharadas de aceite
- 1/2 vaso de cava Llopart reserva que llevaba en la nevera 2 semanas, de ahí que no me doliera el alma al utilizarlo
- 1 cebolla
- 1/2 zanahoria
- 1 diente de ajo
- 1 hoja de laurel
- 100 gr de arroz basmati

Se mezcla la carne con el huevo batido, pan rallado, sal, pimienta, piñones y tomillo. Se hacen bolas y se rebozan en harina. Se frien en 2 cucharadas de aceite de oliva. Se reservan. En el aceite sobrante se fríe la cebolla, ajo y zanahoria bien picaditos, cuando está hecho se añaden las albóndigas, la hoja de laurel, se da una vuelta y se añade el vino. Cuando se ha mermado un poco, se echa agua hasta casi cubrir las albóndigas. Se cuece 20 minutos.

Se pasa la salsa por el chino y se vierte de nuevo sobre las albóndigas, dejándolo reposar un par de horas.

Para acompañar, arroz hervido. Se podría haber "enriquecido" con un poco de mantequilla o sofriéndolo en aceite con ajo. Pero hay que tener en cuenta que ya hemos disfrutado del reto de este mes (publicarelo el día 27) y hay que contrarrestar calorías.

A ver qué pongo mañana para comer y cenar, ¡que no iré al super hasta el martes!

sábado, 12 de junio de 2010

Tentaciones

Aprovechando que toda la parentela está en brazos de Morfeo desde hace casi una hora, estoy en el ordenador leyendo, aprendiendo, sorprendiéndome... y me encuentro con una panda de amigas y amigos que se dedican a hacer pan.

Lo del pan es algo que tengo metido dentro. No sé por qué, pero QUIERO conseguir hacer un buen pan en casa, no es solo que me guste comerlo, es que me gusta el tacto de la masa, el acto de amasar, el olor de la levadura, el aroma de toda la casa cuando el pan está en el horno.

Y no se puede aprender sin hacer. Me acuerdo de lo que decía mi abuela, que no sabía decirme las cantidades, que había que echar lo que admitiera la masa, según el día, según la harina. Y eso solo lo sabes tocando, sintiendo, oliendo.

En fin, que no sé qué hacer, si ir a por ello o no. Por un lado, no me apetece "agobiarme" con la cocina. Por otro, si no tengo una obligación, no lo hago. Difícil decisión. Gran tentación. Lo consultaré con la almohada. Miraré mis libros (pocos) de recetas de pan o repostería. Y ya os enteraréis. :-)

viernes, 11 de junio de 2010

La locura y la muerte

Hace mucho que no os cuento lo que estoy leyendo últimamente. Quizá porque he leido poco (algunos pensarían que no tan poco, puesto que toda la saga de Canción de Hielo y Fuego, hasta donde está publicado hoy, no se puede considerar en sí mismo poco, y realmente es solo una pequeña parte de lo que he leido en el último año :-) ).

Lo ultimísimo ha sido un libro que literalmente cayó en mis manos (desde la estantería de la biblioteca, había cogido otro) y que me llamó la atención por el título (curioso) y por el hecho de ser de una escritora africana.

Se llama Ken Bugul, lo de que es mujer lo acabo de saber al buscar en la Wiki su nombre, puesto que su nombre verdadero es Mariètou Mbaye Biléoma. Es senegalesa, y la historia que cuenta en "La locura y la muerte" es sobrecogedora.

Describe un país (su país, cualquier país africano con régimen dictatorial) en el que vivir es una prueba de coraje, resistencia a la locura de la situación y, también, a la propia locura.

Tremendo. Desgarrador. Desesperanzado. Pero que vale la pena leer.

miércoles, 9 de junio de 2010

Llueve, así que ¿hacemos una tarde de galletas?

Para variar, cada vez que llueve y nuestra rutina vespertina se ve modificada por ello (es decir, en vez de estar disfrutando del aire libre en el patio o paseando nos quedamos en casa), es una buena oportunidad para pasar un rato en la cocinilla.

Esta vez no conseguí convencer a Irene de que dejase la tele para ayudarme, así que aproveché su rato de tele para "amasar" y luego nos dedicamos a jugar a mamás y papás, juego apasionante cuando nos metemos en nuestros respectivos papeles, que suele ser que ella es la madre y yo el resto de los personajes (padre, hijo, profesor, perro, hormiga, etc).

Ayer por la mañana nos quedamos sin galletas. Antes de ir a la compra, revisando los blogs de cabecera, vi una receta para hacer "graham crackers", unas galletas parecidas a las "digestive", pero más finas. Y MUCHO más buenas. Aunque tengan más mantequilla. Quizá gracias a ello.

viernes, 28 de mayo de 2010

El reto de mayo - Pièce Montée o Croquembouche


The May 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Cat of Little Miss Cupcake. Cat challenged everyone to make a piece montée, or croquembouche, based on recipes from Peter Kump’s Baking School in Manhattan and Nick Malgieri.

Este mes me lo he pasado pipa con el reto. Se ha notado la ausencia de reto durante el mes de abril, y además me ha motivado. Le doy las gracias a Cat no solo por proponer la idea sino por servir de ayuda y motivación. Y a Audax, y a Renata, que sugirió un enlace a un vídeo de youtube donde te enseñan a hacer "espirales de caramelo".

¿Que qué es un "croquembouche"? Lo que su nombre indica, "crujenboca", algo que te metes en la boca y cruje y está delicioso.

La receta, esta vez, está disponible en pdf directamente en la página de TheDaringKitchen. La enlazo para ver si algún alma cándida cae en la tentación al pasar por su web, y así se une a mi en este divertido quehacer mensual.

domingo, 23 de mayo de 2010

De fin de semana en fin de semana

Me resulta tedioso, pero es así. Vivo la vida de fin de semana en fin de semana. Si lo pienso bien, ocurren multitud de cositas agradables durante los días lectivos, pero la sensación más prominente es la de tedio y cansancio.

Tengo que quitarme ese vicio de quedarme solo en lo "superficial" de lo que ocurre durante la semana, soy consciente, pero hay veces que el trabajo lo hace tan difícil... En fin, las semanas pasadas han sido complicadas, pero los fines de semana han compensado el esfuerzo y los malos ratos.

jueves, 6 de mayo de 2010

Experimento - Mermelada de lima y gengibre

Prosiguen los experimentos en el terreno de la mermelada. Razones hay varias:

1) las mermeladas que suelen venderse en los supermercados me aburren
2) he visto que son fáciles de hacer, y que el pequeño esfuero vale la pena cuando pruebas el resultado
3) puedo utilizar alguna en el reto de este mes :-)

Igual que con el anterior experimento (limón-piña), quería seguir probando con los cítricos "fuertes", y entre ellos la lima es una de mis favoritas. ¿Has cortado alguna vez una lima y luego te has olido los dedos? ¿No te parece un olor fascinante?

Combina ese aroma con el fresco y a la vez picante de la raíz de gengibre y añade un toque de ralladura de limón. Menudo bouquet, verdad?

A mi me traslada a Bali, a una "infinity pool" rodeada de velas en un tibio atardecer estrellado al lado de un profundo y verde valle tropical... suspiro...

Ingredientes

1 lima
1 trozo de raíz de gengibre fresca, rallada
ralladura de medio limón
1/2 taza de azúcar (ajustar a gusto)

Se corta la lima en rodajas muy finas y, como en ocasiones anteriores, se blanquea dos veces durante 10 minutos (este paso lo omití y... bueno, me ha quedado más amarga de lo que me hubiera gustado)

Poner a cocer la lima (troceada) con medio vaso de agua, el gengibre y la ralladura de limón y el azúcar, y cocer durante 30 minutos o hasta alcanzar el punto adecuado (ver en la entrada anterior "test del caminito").

Dejar enfriar y tomar sobre pan tostado con una pizca de mantequilla. Y déjate llevar al trópico.

jueves, 22 de abril de 2010

Experimentos - mermelada de limón y piña

Este mes va de experimentos: como he decidido no participar este mes en "el reto" porque el mes pasado me pasé demasiado tiempo en la cocina y este mes quería descansar, estoy vagueando y solo dedicándome a hacer algunas cosas que llevaban rondando mi cabeza un par de meses.

Una de ellas era una mermelada de algo más ácido que la naranja. Desde que hice el Tian en el mes de febrero y lo volví a repetir para mi cumple en abril, tenía ganas de probar una mermelada más "de mi estilo" (me van los sabores fuertes y más bien no tradicionales).

Hace un par de noches Irene se acostó pronto y me dije que era el momento perfecto. Acababa de comprar limones y me puse a ello.

De los ingredientes básicos (fruta, zumo y azúcar) tenía claros dos (la fruta y el azúcar ;-) ). Pero, ¿y el zumo?

- Si le echaba zumo de limón igual salía demasiado ácido.

- Con zumo de naranja demasiado parecida a la mermelada de naranja, aunque con un toque más ácido. Bah, demasiado "simple" desde el punto de vista de sabores.

- Tengo recién abierto un bote de zumo de piña natural refrigerado... mmm... dulce y ácido a la vez... ¡¡vamos a experimentar!! Lo peor que puede pasar es que tenga que tirar a la basura un vaso de zumo, un limón y un puñado de azúcar. Me duele, pero poco.

martes, 13 de abril de 2010

Experimentos - Bizcocho "a la micro"

Después de mucho tiempo conteniéndome, hoy he decidido que ya era hora de probar a hacer un bizcocho en el microondas.

Será porque tengo sueño.

Será porque mañana por la mañana tengo ganas de darle a Irene algo diferente.

Será porque es un "retillo".

Será porque tengo curiosidad de eso que dice la gente que está bastante bueno aunque no tenga tan buena pinta como "the real thing".

sábado, 10 de abril de 2010

Valeeeeenciaaaaaaaaaaa...

tarariro tarariro tarariroriroraaaaaaaaaa :-)

Después de muchos años, por primera vez hemos hecho vacaciones (de las de verdad) en Semana Santa. A pesar de que habíamos pensado como destino inicial Valencia, estuvimos dándole vueltas por si encontrábamos algunos billetes tirados a algún otro sitio. Cosa que no ocurrió. Así que... qué bien, qué bien, qué bien, que vamos todos a Valencia :-)

El mismo miércoles santo hicimos la reserva por la mañana, hicimos la maleta, y nos fuimos caminito para allí. Durante el viaje llamé a mis amiguetas, pero solo María no se iba de la ciudad y pudimos quedar con ella y su familia.

Por cierto, María, qué mala pata con el restulado del partido de vuelta entre el Atleti y el Valencia... lo siento de veras porque, a pesar de ser de mi barrio, muy forofa del Atleti no soy ;-)

Las visitas turísticas con enana son algo diferentes de las que nos hubiéramos planteado de ir Juanma y yo solos. Pero me alegré muchísimo. Porque uno no se puede ir de Valencia sin haber ido al Bioparc (para mi fue la primera vez y seguramente no será la última, ya que nos quedamos sin pilas en la cámara de fotos y NO TENEMOS NINGUNA, snif) y al Oceanográfic (tercera o cuarta vez que voy ya... pero me sigo quedando anonadada delante de la beluga).

viernes, 9 de abril de 2010

Brisket "a la Deb" y su guarnición

Cuando busqué la traducción de "brisket" al español, la primera acepción que salió es "falda de ternera". No sé si lo sabéis, pero la falda es una pieza con hueso que suele utilizarse para asar a la barbacoa o para guisar (mi abuela la hacía en olla de barro, guisada con cebolla, pimiento, tomate y vino, la recuerdo riquísima).

Pero la pieza que aparecía en las fotos de la receta de Deb en smittenkitchen era magra, no tenía huesos. Así que me fui a la wiki, y busqué brisket , averiguando que se trata del pectoral del bicho vacuno y que aquí, en España, no se vende como corte.

Después de averiguar todo esto me fui a mi carnicero de cabecera (carero pero voluntarioso el chico) y le expliqué lo que quería. Lo primero que me dijo es que no le gustaba nada lo que iba a hacer (se lo conté por encima), que se trata de una carne muy fibrosa, y que por el tipo de res que se vende aquí (más bien pequeña, nada que ver con los angus americanos) en peso no me llegaría al kilo... y necesitaba tres kilos y medio (somos 10, hay que calcular como medio kilo por persona) y él solo podía traer media res...

Luego le fui contando los ingredientes que llevaba, y aunque escéptico me dijo que estaría muy sabrosa. Y al final le convencí. Me cortó para mi hace un rato todo el músculo pectoral del bicho, en varios trozos, siendo uno de ellos el brisket.

jueves, 8 de abril de 2010

Menú de cumpleaños

De primero, ensaladilla rusa para chuparse los dedos, gentileza de mi hermanita Dña. Carmen. De plato principal, un "brisket" que he visto en la web de Deb (mi blog de referencia, smittenkitchen.com), acompañado de arroz blanco con chalota caramelizada y champiñones en salsa.

De postre, lógicamente, las o los tian. Soplaré alguna velita clavada en alguno de ellas / ellos. No sé si tian es femenino o masculino. Qué dilema. Son las once y media de la noche. Creo que mejor me voy a dormir porque no tenéis por qué aguantar mis idas de olla :-)

martes, 6 de abril de 2010

Tian de naranja - de nuevo

Después del éxito de público de la "degustación" del domingo de ramos, repito la receta para la celebración de mi xx cumpleaños (snif, cuántos son ya) este fin de semana.

Ya tengo hecho el caramelo, los gajos de naranja ya están macerando, y la mermelada de naranja está enfriándose. Qué diferencia, de verdad, la eupeptina estropeó por completo el sabor de la mermelada que hice hace dos semanas. Esta resulta fresca, y como ya no me quedaban naranjas sanguinas, tiene un color naranja brillante, y no verdoso como la ultima vez (aunque en las fotos no se nota mucho, ¿no?).

Querría haberlo hecho con otro cítrico, pero la media naranja (muy apropiado el nombre :) ) dijo que para qué cambiar la receta si tal y como estaba era ya de diez. Como ando cansada estos días no tuve ganas de intentar rebatirle. ¡Sea!

El susodicho cansancio también ha resultado en que haga trampa con las galletas, aparte de que el robot de cocina (no mi querido Robotico, no, el otro) ha cascado y no me apetecía estar con los cuchillos dándole a la masa (como la vez anterior) ni estar esperando media hora a que la masa enfriara antes de poder estirarla, cortarla y hornearla. Así que fui "a lo fácil" y me pasé por el supermercado.

martes, 30 de marzo de 2010

Actualizada con fotos - Angelitos

El sábado día 20 fue la fiesta de cumpleaños de mi amiga Ranita. Se trataba de una fiesta sorpresa, en la que todos debíamos ir disfrazados de ángeles o demonios.
Como no pudimos ir porque teníamos planes de irnos fuera, pensé en que igual podría hacer alguna cosilla para estar ahí aunque no estuviera.

Y claro, teniendo en cuenta que últimamente mis proyectos se centran en la cocina, mi mente empezó a discurrir:
- unas galletitas estarían bien (el año pasado le llevé unas galletas de chocolate que hicieron las delicias de la anfitriona, de hecho, decidió no compartirlas y ahora usa la receta un montón porque son las favoritas de su hija)
- ¡tengo un molde de galletas para hacer ángeles!
- ¿cómo concho hago los demonios?
- podría hacer ángeles rojos... pero va a ser complicado teñir la glasa de rojo intenso si parto de una glasa blanca
- podría intentar buscar cobertura de chocolate roja...
- pero los demoniejos no son realmente ángeles rojos
- ¡¡¡son ángeles negros!!!
- y el negro me lo monto con un buen chocolate fondant...

domingo, 28 de marzo de 2010

Actualizado de nuevo - El reto de marzo - Tian de naranja


The 2010 March Daring Baker’s challenge was hosted by Jennifer of Chocolate Shavings. She chose Orange Tian as the challenge for this month, a dessert based on a recipe from Alain Ducasse’s Cooking School in Paris. Pictures are finally updated! though the last one is still missing, will update again.

Lo que más me está gustando de los retos es lo que estoy aprendiendo. "¿Qué concho es un tian?" me pregunté cuando leí el reto de este mes. Pocos días después me encontré con una carta de un restaurantito francés por Huertas en la que ponía de acompañamiento de un bacalao (excelente, la verdad) unos "tian de verduras" (buenísimos también, era una especie de ratatouille).

Pero bueno, por no mantener el suspense más tiempo, ¿qué es un tian? No es nada más que una "tarta a capas", habitualmente de tamaño individual. Puede ser dulce o salada, cocinada o fría (se podría hacer una ensalada en formato tian, por ejemplo).

En el caso de del reto, se trataba de un tian de postre, hecho con cítricos, nata, mermelada casera y una galleta de pasta sable como base.

El cítrico recomendado eran las naranjas, aunque se podría hacer con cualquier otra cosa (pomelo, limón, incluso lima) - como la receta sugería naranja, y este mes he tenido poco tiempo de pensar en el reto, decidí ir a lo seguro, pero si lo vuelvo a hacer (que, puesto que ha sido un exitazo de crítica, es probable) me decantaría por una mezcla de cítricos, por darle un toque algo más exótico. Pero la receta, como está, es para chuparse los dedos.

¡Hola Javier!

Llevas solo 4 días por aquí, pero quería darte la bienvenida. Ya verás que después de unos mesecillos ya le pillas el tranquillo a esto de la vida en la tierra: la luz del sol, el calor de la piel de tu mamita, la sonrisa en los ojos de tu padre y a caricia juguetona de tu hermana. Es verdad que no es lo mismo que estar a oscuras, cálido y meciéndote como lo has hecho los últimos meses, y a veces corre una brisa que te hace sentir un escalofrío... pero también te hace cosquillas en las mejillas, y cuando tengas el pelo más largo te lo revolverá y te hará reir. Tú espera y verás.

Y dentro de nada te gustará echarte largas siestas mientras te pasean


y dentro de un poco más, lo verás todo con ojos distintos, y te darás cuenta de la divertida aventura que es esto de vivir.


Bienvenido, pequeño.

domingo, 28 de febrero de 2010

Otro sábado de cocinillas - arroz al horno, pizza, pan y "monkey bread"

De vez en cuando sienta bien pasarse un rato largo en la cocina. Este sábado me pasé un poco, lo confieso, pero me lo pasé como una enana :)

No tengo fotos de lo que hice, fundamentalmente porque tenia tantas cosas que hacer que no me dio tiempo ni a acordarme de la cámara. Pero sí tengo foto de la que me animó a seguir cocinando tooooda la tarde:

El reto de febrero – Tiramisú (from scratch)


The February 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Aparna of My Diverse Kitchen and Deeba of Passionate About Baking. They chose Tiramisu as the challenge for the month. Their challenge recipe is based on recipes from The Washington Post, Cordon Bleu at Home and Baking Obsession.
RECIPE SOURCE:
Mascarpone Cheese – Vera’s Recipe (Baking Obsession) for Homemade Mascarpone Cheese.
Savoiardi/ Ladyfinger Biscuits – Recipe from Cordon Bleu At Home
Tiramisu – Carminantonio's Tiramisu from The Washington Post, July 11 2007


Cuando leí el título del reto de este mes, me dije “Puf, tiramisú y nosotros a dieta... Habrá que buscar alguna ocasión”. Y, como no podía ser de otra manera, voilà, a los pocos días confirmamos planes para irnos al pueblo con unos amigos.

Aunque no es lo que más pegue en la Alcarria conquense, tomarse el tiramisú después de una cena hecha en las brasas tiene su aquel. Esta vez había que hacer todos los ingredientes “from scratch”, es decir, no vale comprar mascarpone en el Carreful ni bizcochos en el Mercadoide.

La receta que había que seguir es de un tal Carminantonio Iannaccone, y no es la más tradicional de todas puesto que, además de mascarpone y nata montada, untiliza crema pastelera y zabaglione, cuestión que, según parece, es bastante original. No conozco al señor ese ni qué hace ni si es famoso por algo. Pero ahora sé algo. Hace un tiramisú cojonudo (con perdón).

Todos los ingredientes del tiramisú había que hacerlos desde el principio, a partir de ingredientes base. Eso tiene una ventaja y un inconveniente:

- ventaja: puedes controlar la calidad
- desventaja: tienes que dedicarle tiempo, porque todo lo bueno necesita "madurar".

Así que un viernes por la noche, aprovechando que Juanma se había ido a casa de otros amigos a cenar y de que la nena ya estaba dormida y que ya me había terminado el tercer libro de la "saga" de Stieg Larsson, me puse manos a la obra.


Savoiardi (en castizo, bizcochos de soletilla)

Nunca se me hubiera ocurrido hacerlos. "No son mi fan” (vamos, que no es algo que me emocione) pero puesto que era obligatorio en el reto, sus y a ellos.

Se necesitan muy pocos ingredientes:
- 3 huevos (separadas claras de yemas)
- 95 gr de harina de repostería (si no se tiene, se coge harina normal y se le añaden 2 cucharadas de maizena)
- 75 gr de azúcar normal
- 50 gr (aprox) de azúcar glass
- Aunque no lo ponía la receta, yo siempre pongo una pizca de sal en todo lo dulce

Hay que batir las claras a punto de nieve fuerte, añadir poco a poco (mientras se sigue batiendo) el azúcar normal y seguir batiendo hasta que se vuelva a poner a punto de nieve firme.

Se baten las yemas como para tortilla y se añade a las claras mezclando suavemente.

Se tamiza encima la harina y se mezcla con suavidad, hasta que se haya incorporado pero sin batir para que la masa no se baje.

Engrasar y cubrir con papel cuisson unas bandejas de horno. Con una manga pastelera sin punta, hacer los bizcochos (de unos 5 a 10 cm). Espolvorear con azúcar glass y dejar reposar 5 min.

Mientras tanto, calentar el horno a 180ºC (si tarda más de 5 minutos, encender un ratito antes).
Tras los 5 minutos se verá como el azúcar glass se ha humedecido. Espolvorear de nuevo con azúcar glass (gracias a eso quedarán “crujientes”). Sujentando el papel cuisson y levantando la bandeja de horno, eliminar el acceso de azúcar.

Hornear 10 minutos. Dar la vuelta a la bandeja y hornear un rato más (en mi horno, 3 minutos y medio, en la receta, 5 minutos), hasta que los bizcochos estén dorados pero todavía blandos.

Dejar enfriar 5 minutos en la bandeja, y luego desprender las soletillas y dejar enfriar sobre una rejilla completamente. Guardar hasta 1 semana en un contenedor hermético guardado en la nevera (pueden aguantar hasta 3 semanas, pero estarían muy duros para hacer el tiramisú).

Si, como yo, necesitas probar lo que acabas de hacer, espera unos minutos más. Luego cómete uno. Y te darás cuenta de que, como casi siempre, es sorprendente lo buenas que están las cosas hechas en casa, comparadas con lo que se puede comprar por ahí. Más bueno de lo que esperabas. A pesar de que una soletilla no deja de ser huevo y azúcar.

El domingo por la mañana de ese mismo fin de semana me puse a hacer el mascarpone. La receta es sencillísima, y el resultado, una vez más, sorprendente. Hace falta:

- 200 ml de nata (de 25 a 35% MG, yo cogí la de 35 porque con un brik me sobraba, pero siempre se puede comprar un brik de cada, mezclar, y hacer el doble)
- ½ cucharada de zumo de limón o lima (como las anfitrionas son de India y lo habían hecho con lima, y yo tenía unas cuantas en casa, seguí su ejemplo)
- Una pizca de sal (esto es cosa mía, no forma parte de la receta)

Hay que calentar al baño maría la nata mezclada con el zumo de lima, hasta que llegue a 105ºC. Como en la mayoría de las casas no hay termómetro especial para cocina que alcance esas temperaturas, el efecto buscado es que la nata espese y cubra la parte de atrás de la cuchara (entre 15 y 20 minutos, porque tiene que estar a fuego medio-bajo).

Según la receta, había que forrar un escurridor con “cheese cloth”, y como no tenía ni idea de dónde encontrarlo, se me ocurrió sustituirlo por gasa (de la estéril que venden en las farmacias). Cuatro capas y salió perfecto.

Cuando se ha enfriado un poco la crema (unos 5 minutos), echar en el escurridor forrado, dejar que enfríe a temperatura ambiente, tapar y refrigerar más de 12 horas. Después de ese tiempo, poner en un bol y tapar, utilizándolo en los siguientes 3 o 4 días.

Después de ir a correr, ir a comer a casa de los padres, y pasar una rutinaria tarde de domingo (no por aburrida, sino porque los domingos por la tarde hay que volver al ritmo de día lectivo, para que el lunes sea algo más llevadero), me puse con lo que me quedaba por hacer: el “zabaglione” y la crema pastelera.

Para el zabaglione se necesita:
- 2 yemas
- 50 gr de azúcar
- 60 ml de café (yo utilicé descafeinado, podría sustituirse por vino de Marsala o por vino de Porto)
- ½ cucharadita de azúcar vainillado
- ½ cucharadita de ralladura de limón

Sse baten todos los ingredientes juntos en un bol y luego se calientan al baño maría (a fuego lento) sin parar de revolver hasta que espese (unos 10 minutos). Hay que dejarlo enfriar (después de haberlo probado y haberse relamido de gusto) y luego refrigerarlo durante al menos 4 horas.

Para la crema pastelera
- 55 gr de azúcar
- 1 cucharada de harina normal
- ½ cucharadita de ralladura de limón
- 1 cucharadita de azúcar vainillado
- 1 yema
- 175ml de leche entera

Tras mezclar harina, azúcares y harina, se le añade la yema batida, se vuelve a batir bien y se añade la mitad de la leche. Acercar al fuego (lento) removiendo sin parar y, cuando empiece a espesar, añadir el resto de la leche poco a poco, hasta incorporarla toda, intentando que no quede ningún grumo. Seguir calentando, y cocer aproximadamente 12 minutos. Dejar enfriar, probar y volver a relamerse, y luego refrigerar durante al menos 4 horas.

Al día siguiente, monté “el invento”. Para ello es necesario:

1) Montar aprox 250 ml de nata con una cucharada o dos de azúcar.
2) Mezclar el mascarpone con el zabaglione y la crema pastelera, y luego añadir sin batir la nata montada, para que quede esponjoso.
3) Mojar los bizcochitos en una mezcla de café (yo utilicé descafeinado), azúcar y ron. Hay que mojarlos muy pocos porque si no se desintegran (doy fé), así que lo suyo es sumergirlos en la mezcla durante un instante (hundirlos y sacarlos) antes de colocarlos (no mojarlos y dejarlos esperar, luego no se pueden manejar bien).

Para los más peques, se puede sustituir el café por cacao con leche o con agua.

Según las instrucciones hay que hacer tres capas de cada (bizcochos, mezcla de cremas). En la bandeja o cuenco donde vayamos a servirlo, cubrir la base completamente con los bizcochos mojados, cubrir con 1/3 de la mezcla (alisando con una espátula para que la superficie quede lisa). Volver a colocar una capa de bizcochos, y hacer lo mismo con la mezcla. Colocar la última capa de bizcochos, cubrir con la masa y refrigerar durante al menos 1 día, o congelar.

Si se congela, sacar 1 hora antes y dejar en la nevera.

Antes de servir, cubrir la parte de arriba con cacao en polvo (utilizando un colador pequeño para distribuir de manera uniforme el cacao por encima de toda la superficie).

Dos días antes de irnos al pueblo cancelamos los planes, el pronóstico del tiempo era malo (llegaba la borrasca, la lluvia, la nieve, el frío… y la casa helada de todo el invierno sin habitar, brrrrr). Decidimos quedarnos por los Madriles, y cenar en casa de estos amigos. Monté una empanada de bacalao con pasas, llevamos queso, jamón y lomo ibérico y, de postre, el tiramisú (¡viva la fusión gastronómica!), y las enanitas se lo pasaron igual de bien. Nosotros un poco menos porque mi amiga estaba un poco pachucha, y nos acostamos pronto.

Pero el tiramisú... para chuparse los dedos :)

Disclaimer: me dejé la cámara en casa de mis padres unos días, así que algunas fotos están hechas con el móvil, y dejan bastante que desear. Y por esa razón hice menos fotos de las que me hubiera gustado hacer. Qué rabia. Tampoco hice foto de la empanada, que me quedó muy propia ella. En fin.

Disclaimer 2: la foto del tiramisú "listo para servir" está en la cámara de mis amigos, el día que me la envíen la subiré. Y borraré esto :)

miércoles, 10 de febrero de 2010

Sé que tengo algo pendiente

que es poner la receta de la empanada de zamburiñas. Ya lo haré. Un día de estos. Son las once y media de la noche (otra vez) y no quiero dedicarle más tiempo a esto. Así que... ¡paciencia!

Cocinillas - Tarta de serpiente

Esta tengo que contarla porque estaba pendiente desde prácticamente el año pasado.

Mi tía Amparo me regaló, en una visita que le hicimos, un libro de cocina del Círculo de Lectores, "Le Cordon Bleu, 1026 recetas de cocina internacional". En la sección de tartas, hay una parte de tartas con montaje y viene una precioas foto de una tarta con forma de serpiente. Un día, ojeándolo con Irene, lo vio y me hizo prometerle que para su siguiente cumpleaños, se la haría.

Como habéis podido ver por la entrada anterior, eso ya ha pasado. Así que... aquí está la receta. Pero antes, la tarta:


El robot, como va siendo habitual, es muy práctico para estas cosas, porque se encarga de mezclarlo todo hasta que tiene la textura adecuada sin cansar el brazo ni necesitar mucho tiempo. Una vez más, cómo me alegro de habérselo pedido a los Reyes :)

La base de esta tarta es un bizcocho sencillo, que está bastante bueno, y luego un "buttercream" (lo siento, no tengo ni idea de si la traducción de este término en lenguaje "técnico" es crema de mantequilla, pero eso es lo que es, vamos).

Se necesitan dos bizcochos redondos de 20cm de diámetro. Para hacerlos, se necesitan:

- 4 huevos
- 355 gr de harina
- 1 cucharada de levadura en polvo
- 1/2 cucharadita de sal
- 225 ml de leche
- 2 cucharaditas de azúcar vainillado o de vainilla azucarada (yo utilicé esto último, de Vahiné, y le da un sabor muy marcado a vainilla, además de quedar una miga muy bonita porque se encuentran los granitos oscuros entre la masa amarilla.
- 400 gr de azúcar blanquilla
- 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente

Se mezcla la mantequilla y el azúcar hasta que están cremosos, y luego se van añadiendo, uno a uno, los huevos, batiendo bien tras cada adición.
Mezclar en un cuenco la harina con la levadura, la sal y el azúcar vainillado.
incorporar a la mezcla de huevos la harina y la leche en tandas, empezando y acabando siempre con harina.

Engrasar dos moldes de 20cm y paredes rectas y forrarlos con papel de horno (cuisson). Volver a engrasary enharinar.

Repartir la mezcla entre los dos moldes y meter a horno medio (180º). Hornear 25 minutos (o hasta que un palillo insertado en el centro salga completamente llimpio.

Dejar enfriar en el molde unos 10 minutos y luego desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Cuando está tibio, con un hilo de nylon, cortar por la mitad (si ha subido lo suficiente, a mi sí me subio bastante) y una vez frío, rellenar con mermelada de fresa.

Cortar los dos pasteles como sigue: hacer un círculo de aprox. 10 cm de diámetro, y cortarlo en el centro del bizcocho. Sin separarlo, cortar todo el bizcocho por la mitad (quedan dos semicírculos pequeños y dos coronas circulares grandes por cada bizcocho).

Sobre una bandeja alargada grande (yo forré un trozo de cartón de 35 x 80 cm con papel de aluminio) montar los trozos de bizcocho según la foto: las coronas circulares forman el cuerpo, uno de los semicírculos pequeños termina la cola, otro semicírculo pequeño es la cabeza y los otros dos semicírculos pequeños hacen la boca.

Para la crema de mantequilla hacen falta:
- 400 gr de azúcar glass
- 225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 5 cucharadas de crema de leche 18% (yo utilicé 8)
- colorante verde
- aunque no lo pedía, también eché un poco de azúcar vainillado, para darle sabor a la crema.

Batir la mantequilla con el azúcar, la crema y el colorante hasta conseguir un glaseado liso y que se extienda bien (yo lo batí durante aproximadamente 5 minutos a velocidad alta).

Con las cantidades aquí indicadas, me sobró como un cuarto del glaseado, que utilicé para el bizcocho que llevé al cole el día del cumple (igual que el anterior pero en un solo molde de 28 cm, requiere prácticamente una hora de horno).

Cubrir la serpiente con el glaseado y luego decorar con gominolas, conguitos, o lo que se tenga a mano.

Advertencia: la cantidad de calorías por ración es descomunal, así que se recomienda tomar antes tan solo un refrigerio.

Los tres cumples de Irene

Ha habido cierto retraso por motivos técnico-temporales, pero una vez subsanados los problemas, vuelvo a la carga. Esta vez para celebrar un gran acontecimiento: ¡Irene ya ha cumplido 4!

La celebración ha sido en plan "gitano" (la fiesta ha durado tres días aunque, para suerte de los padres, no consecutivos). Hicimos:

1) fiesta familiar tricantina


2) fiesta infantil

3) y fiesta conquense

En las tres la peque disfrutó como una enana, en las tres fue mimada hasta la saciedad, en las tres recibió regalos a mansalva (he tenido que hacer limpieza para hacerles hueco), en todas babeamos con nuestra nena y nos lo pasamos bien. ¿Alguien da más? :)

Se me ha hecho una señorita sin casi darme cuenta. De vez en cuando se me sigue escapando llamarla bebé, pero ahora claramente sin razón. Mi neni ya se ha convertido en una niña, con todas las implicaciones que eso tiene. No para de hablar (aunque eso ya lleva siendo habitual durante el último año), le encanta bailar, ha entrado en su fase de "princesa" y hasta le gusta posar. Adjunto un par de muestras para que nadie me acuse de ser una exagerada:



En muchas cosas se parece a mi (en la exageración, en lo categórica, en lo claras que tiene algunas cosas...). Y en otras se parece a su padre (en lo fácil que le salta el "salvapantallas", en lo que le gusta la tele, en su mirada limpia y directa). Ah, y en sus frases célebres. Esta tiene un poco de historia.

Irene tiene un primillo pequeño que es un torbellino. Quien no lo conoce, dice que es un niño angelical. Y sí, muchas veces lo es. Pero cuando se pone en acción es un terremoto. No sé cómo su madre tiene la paciencia que tiene. Bueno, sí lo sé. No le queda otra (salvo volver a meterle por donde salió, y... es compicado).

El caso es que estuvieron jugando, él le llevaba comida, "tesoros", esas cosas que tanto les gusta a los enanos regalar. Todo iba sobre ruedas. Cenamos, jugaron al escondite...

y cuando ya estaban cansados y los primos a punto de irse a casa, don Tris Tras empezó a pellizcar a Irene. Ella, toda compungid,a empezó a reñir a su primo entre lloros. Y él simplemente sonrió, miró a todos los que estábamos alrededor y volvió a pellizcarla. Repetidas veces.

Estas navidades regalamos a mi suegro y tías un marco de fotos digital, que de manera aleatoria va presentando las fotos que tiene cargadas. Estábamos sentadas en el suelo muy cerca del marco. Irene estaba mirando una foto de ella de hace unos años, con los ojos llorosos todavía, cuando cambió la foto a una de su primo de bebé. Suspiró y dijo: "Con lo mono que era y fíjate, ya empieza a hacer el mal".

Ni que decir tiene que todos estuvimos riéndonos un buen rato. :)

Ay esta nena...

Sigo disfrutando de ella, se nota, ¿no?

domingo, 31 de enero de 2010

Cocinillas - Quiche Lorraine - la más vulgar de las quiches pero no por ello la menos buena

Hacer una quiche no tiene prácticamente dificultad.

La masa es bastante fácil de hacer, aunque hay que recordar dos cosas:

1.- tener la precaución de que todo esté bastante frío para que la consistencia sea adecuada.
2.- tener tiempo para enfriar la masa dos veces, antes de estirarla y antes de hornearla

De relleno admiten prácticamente cualquier cosa, y unos se puede complicar la vida más o menos en función de las ganas. Yo no me compliqué mucho la vida (decidí hacer una lorraine, es decir, puerro, cebolla, jamón y queso), pero quise darle un gustillo especial y caramelicé las hortalizas. Como no hice las dos versiones no puedo dar fé de si realmente vale la pena. Pero estaba bastante rica.

Mi fuente esta vez ha sido un libro que mi tía Amparo tenía en casa, le eché un vistazo, le pregunté si podía llevármelo unos días para echarle un vistazo y me lo regaló. Es del Círculo de Lectores y se llama "Le Cordon Bleu - 1026 recetas de cocina internacional". Cocina internacional americanizada, pero las cosas que he probado me han gustado mucho, así que sirve como base de experimentación. Os lo presto cuando queráis :)

Ingredientes
Para la base - (mi "quichera" tiene aprox 26 cm de diámetro y con estas cantidades me sobró una poca, que aproveché para hacer una quiche individual para Irene)
- 225 gr de harina
- 125 gr de mantequilla muy fría cortada en trocitos de aprox 1cmx1cm
- agua helada
- media cucharadita de sal

Mezclar la harina y la sal en un cuenco grande. Añadir la mantequilla y trabajar con dos cuchillos, cortando la mantequilla y mezclándola con la harina hasta que parezca arena o unas migas gruesas.
Rociar con 3 o 4 cucharadas de agua helada de una en una, y mezclar con un tenedor tras cada adición, hasta que la masa esté suficientemente humedecida para hacer una bola. Aplanarla un poco con la mano y envolver en film, refrigerar aproximadamente 30 minutos.

Pasado este tiempo, sacar de la nevera, extender con ayuda de un rodillo, forrar el molde (no es necesario engrasarlo), pinchar con un tenedor la base y volver a enfriar media hora.

Para hacer la quiche es buena idea precocer un poco la base. Para ello, cubrir el fondo con papel de aluminio, añadir unas legumbres para que no suba y hornear aproximadamente 15 minutos en horno precalentado a 200º. Quitar las legumbres y el papel albal y hornear otros 10 minutos más.

Para el relleno - (cosecha propia)
- 1 cebolla bien picada
- 1 puerro (solo la parte blanca y la verde más clara) cortado fino
- 10 gr de mantequilla
- 1 cucharadita de azúcar
- 150 gr de jamón york en dados
- 75 gr de queso rallado
- 3 huevos
- cuarto litro de nata 18% mg
- 1 cucharadita de sal
- pimienta blanca

Pochar la cebolla y el puerro con la mantequilla y un poco de sal a fuego muy bajo durante aproximadamente 30 minutos. No debe tomar color. Pasado ese tiempo, añadir el azúcar y dejar caramelizar unos 10 minutos. Rectificar de sal y reservar.

Precalentar el horno a 200º.

Colocar la cebolla sobre el fondo de la base precocida. Disponer por encima el jamón y el queso.

En un bol, batir los huevos con la nata, la sal y la pimienta. Verter sobre el molde. Meter al horno durante unos 25 minutos, hasta que la crema haya cuajado y la superficie esté dorada.

Se puede tomar caliente, templado o frío, o incluso recalentado en el horno o el microondas.

Menú de cumpleaños

Con motivo de la celebración del cumple de Irene, he tenido una semana de lo más activa, en lo que a cocinillas se refiere.

Puesto que quería llevar a casa de los papis casi todo, para que la mami no tuviera que estar ni preocupada ni pringando, lo más cómodo era hacer cosas que:

1.- estuvieran ricas (indispensable)
2.- se pudieran hacer con cierta antelación
3.- no mancharan mucho en el trayecto

Juanma tenía ganas de quiche. Tenía unas zamburiñas congeladas con las que no sabía muy bien qué hacer (porque el paquete era de 300 gr, en un solo bloque, claro, las familias pequeñas no tenemos derecho a tomarnos unas poquitas zamburiñas). Irene quería que le hiciera la "famosa" tarta...

Total, que el menú estaba bastante claro: una ensalada de ahumados para empezar, y luego unos trozos de quiche lorraine y de empanada de zamburiñas (por poco hago la masa de maíz, pero me dio pereza por la falta de tiempo). De postre, lógicamente, tarta de cumpleaños con forma de serpiente.

No tuve precaución de hacer fotos (he pasado la semana como para acordarme de detalles) pero papi me ha salvado haciendo afotos de la tarta (menos mal) :)

Así que ya la veréis, ya. Las recetas, poco a poco, que a pesar de que sigo teniendo un buen ritmo de pulsaciones, ando corta de sueño y no es plan de que me den las mil.

La capuleta de mi hija me ha dicho que cuando cumpla 5 años quiere que le haga la tarta con forma de tren. Entre los retos que me busco yo y los retos que me busca ella, un día de estos hago un Taj Mahal de merengue :)

sábado, 30 de enero de 2010

El reto de enero - Barras de Nanaimo.

The January 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Lauren of Celiac Teen. Lauren chose Gluten-Free Graham Wafers and Nanaimo Bars as the challenge for the month. The sources she based her recipe on are 101 Cookbooks and www.nanaimo.ca.

Este mes... ha sido un profundo desengaño. Los resultados no me han gustado nada, y no tengo claro si es porque he hecho algo mal, pero no había muchas cosas en las que fastidiarla. Así que tiendo a pensar que el problema es la mezcla de sabores, que no me ha gustado.

Todo empezó bastante bien. Lo primero que había que hacer para el reto eran unas galletas llamadas "graham crakers", unas galletas duras hechas con miel que estaban riquísimas. Buena pinta para el reto.

Pero luego había que desmigajarlas, mezclarlas con coco, avellana rallada (yo utilicé una mezcla de avellana (yo utilicé avellana, almendra y unos poquitos cacahuetes), chocolate, mantequilla y huevo. Suena bien, ¿verdad? Esta era la base para las barras de Nanaimo (ciudad canadiense que parece se especializa en este tipo de dulces), que luego se completa con una crema de vainilla (o cualquier otro sabor) y una capa de chocolate por encima para terminar. Sigue sonando bien, ¿a que sí?

Pues no. La base no me gustó NADA, y eso que en esencia los sabores deberían conjuntar bastante bien. Seguí la receta de la base al dedillo y el sabor me pareció... empalagoso. Una lástima.

La crema, en vez de hacerla de vainilla, la hice de canela por eso de quitarle un poco el empalago - NO. Luego hice otra con menta - MENOS.

Puse el chocolate por encima y no mejoró. Total, que tengo un tupper en el congelador con los restos del experimento y me parece que al final voy a tirarlos a la basura. Una lástima. Una decepción. Pero entiendo que estas cosas son así, a pesar de pensar que mi paladar está abierto a prácticamente todo.

En fin.

Tengo alguna foto de las graham crakers, que subiré cuando esté en casa, y algunas fotos de móvil con las barras, pero son tan malas (las fotos) que creo que no las subiré. Es que la cámara pasó un mal rato y "nos abandonó", pero creo que hemos conseguido reanimarla y ya vuelve a estar entre nosotros.

A continuación tenéis la receta. Estoy esperando el reto de febrero como agua de mayo :)

For Gluten-Free Graham Wafers
Ingredients
1 cup (138 g) (4.9 ounces) Sweet rice flour (also known as glutinous rice flour)
3/4 cup (100 g) (3.5 ounces) Tapioca Starch/Flour
1/2 cup (65 g) (2.3 ounces) Sorghum Flour
1 cup (200 g) (7.1 ounces) Dark Brown Sugar, Lightly packed
1 teaspoon (5 mL) Baking soda
3/4 teaspoon (4 mL ) Kosher Salt
7 tablespoons (100 g) (3 ½ ounces) Unsalted Butter (Cut into 1-inch cubes and frozen)
1/3 cup (80 mL) Honey, Mild-flavoured such as clover.
5 tablespoons (75 mL) Whole Milk
2 tablespoons (30 mL) Pure Vanilla Extract

Directions:
1. In the bowl of a food processor fitted with a steel blade, combine the flours, brown sugar, baking soda, and salt. Pulse on low to incorporate. Add the butter and pulse on and off, until the mixture is the consistency of a coarse meal. If making by hand, combine aforementioned dry ingredients with a whisk, then cut in butter until you have a coarse meal. No chunks of butter should be visible.
2. In a small bowl or liquid measuring cup, whisk together the honey, milk and vanilla. Add to the flour mixture until the dough barely comes together. It will be very soft and sticky.
3. Turn the dough onto a surface well-floured with sweet rice flour and pat the dough into a rectangle about 1 inch thick. Wrap in plastic and chill until firm, about 2 hours, or overnight.
4. Divide the dough in half and return one half to the refrigerator. Sift an even layer of sweet rice flour onto the work surface and roll the dough into a long rectangle, about 1/8 inch thick. The dough will be quite sticky, so flour as necessary. Cut into 4 by 4 inch squares. Gather the scraps together and set aside. Place wafers on one or two parchment-lined baking sheets. Chill until firm, about 30 to 45 minutes. Repeat with the second batch of dough.
5. Adjust the rack to the upper and lower positions and preheat oven to 350 degrees Fahrenheit (180 degrees Celsius).
6. Gather the scraps together into a ball, chill until firm, and reroll. Dust the surface with more sweet rice flour and roll out the dough to get a couple more wafers.
7. Prick the wafers with toothpick or fork, not all the way through, in two or more rows.
8. Bake for 25 minutes, until browned and slightly firm to the touch, rotating sheets halfway through to ensure even baking. Might take less, and the starting location of each sheet may determine its required time. The ones that started on the bottom browned faster.
9. When cooled completely, place enough wafers in food processor to make 1 ¼ cups (300 mL) of crumbs. Another way to do this is to place in a large ziplock bag, force all air out and smash with a rolling pin until wafers are crumbs.

Nanaimo Bars
Ingredients:

For Nanaimo Bars — Bottom Layer
1/2 cup (115 g) (4 ounces) Unsalted Butter
1/4 cup (50 g) (1.8 ounces) Granulated Sugar
5 tablespoons (75 mL) Unsweetened Cocoa
1 Large Egg, Beaten
1 1/4 cups (300 mL) (160 g) (5.6 ounces) Gluten Free Graham Wafer Crumbs (See previous recipe)
1/2 cup (55 g) (1.9 ounces) Almonds (Any type, Finely chopped)
1 cup (130 g) (4.5 ounces) Coconut (Shredded, sweetened or unsweetened)

For Nanaimo Bars — Middle Layer
1/2 cup (115 g) (4 ounces) Unsalted Butter
2 tablespoons and 2 teaspoons (40 mL) Heavy Cream
2 tablespoons (30 mL) Vanilla Custard Powder (Such as Bird’s. Vanilla pudding mix may be substituted.)
2 cups (254 g) (8.9 ounces) Icing Sugar

For Nanaimo Bars — Top Layer
4 ounces (115 g) Semi-sweet chocolate
2 tablespoons (28 g) (1 ounce) Unsalted Butter

Directions:
1. For bottom Layer: Melt unsalted butter, sugar and cocoa in top of a double boiler. Add egg and stir to cook and thicken. Remove from heat. Stir in crumbs, nuts and coconut. Press firmly into an ungreased 8 by 8 inch pan.
2. For Middle Layer: Cream butter, cream, custard powder, and icing sugar together well. Beat until light in colour. Spread over bottom layer.
3. For Top Layer: Melt chocolate and unsalted butter over low heat. Cool. Once cool, pour over middle layer and chill.

martes, 19 de enero de 2010

Prueba 4 - Bizcocho

Rico rico y con fundamento, y las claras montadas que no había manera de romperlas :) ¡¡Cada día me gusta más mi robotico!!

5 huevos grandes
1 pizca de cremor tártaro (optativo, sirve para estabilizar las claras)
125 gr harina
125 gr azúcar
1 pizca de sal
vainilla, canela, ralladura de limón, esencia de almendra... lo que más os guste

Batir las yemas con el azúcar hasta que esté de un amarillo pálido.
Añadir la sal, harina y esencia deseada (o mezcla de ellas) y mezclar hasta incorporar la harina.

En bol aparte montar las claras con el cremor tártaro hasta que estén a punto de nieve fuerte.

Engrasar un molde, verter y hornear en horno precalentado a 160ºC durante 30 minutos. Sube como unos tres o cuatro cm, así que tenerlo en cuenta a la hora de qué molde utilizar.

Dejar enfriar unos minutos y desmoldar.

Este bizcocho no tiene grasa y es típico bizcocho para el café o para rellenar y hacer una tarta de consistencia ligera.

miércoles, 13 de enero de 2010

Prueba 3 - Pan blanco (simple y llanamente)

Ha sido comprobado que el robotico amasa, y amasa bien. El pan ha quedado tipo chapata (ciabatta para los puristas) y está muy rico (incluso a Irene le ha gustado, le he hecho un bocata de nocilla para el cole mañana con pan hecho de esta misma tarde :) )

El tiempo acompaña a estas pruebas - llueve, hace frío, hay que buscar alternativas lúdicas en las que emplear el tiempo casero... Parece que las cosas no mejoran ni siquiera el fin de semana. Mmmm... voy a tener que devanarme el seso para ver cuál es ¡la prueba número 4!

martes, 12 de enero de 2010

Prueba nº 2 - galletas de avena y pasas

La segunda prueba del robotico ha sido realizar tres docenas de galletas de avena y pasas. No he repetido la receta de las galletas que hice el 31 de julio de 2008 porque no me acabó de gustar.

Me he basado en una receta que no tengo muy claro de dónde saqué, pero es de junio del 2008 (en esa fecha la guardé en el disco duro, y hasta hoy no la he hecho) y por el formato diría que es de 101Cookbooks, aunque no he podido encontrarla en la web. En fin, mis disculpas a la fuente por no poder referenciarla :(

Los ingredientes son los siguientes:

100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
3/4 tazas de azúcar blanca
1 taza de azúcar moreno
1 cucharadita de sal
1 cucharada de azúcar vainillado
2 huevos grandes
1 ½ tazas de harina
1 cucharadita de levadura en polvo (royal)
½ cucharadita de canela
¼ cucharadita de nuez moscada
1 taza de avena
1 taza de pasas
1 cucharadita de ralladura de piel de naranja (teniendo cuidado de no rallar la parte blanca)

Precalentar el horno a 180ºC.

Utilizando una batidora eléctrica, batir la mantequilla en un bol hasta que esté cremosa. Añadir los azúcares, sal y vainilla y batir hasta que esté bien mezclado, aproximadamente 3 minutos. Añadir los huevos, de uno en uno, batiendo.

Tamizar la harina, la levadura, la canela y nuez moscada en un bol. Añadir la mitad a la mezcla de mantequilla y mezclar hasta que se incorpore. Añadir el resto de la harina y mezclar de igual manera. Al final, añadir las pasas, avena, y ralladura de naranja, mezclando lo justo.

Echar cucharaditas de la mezcla sobre la bandeja, y hornear aproximadamente 13 minutos, o hasta que estén doradas.

Enfriar sobre una rejilla. Cuando las galletas estén templadas, y con la ayuda de una espátula, despegarlas del papel, silpat o bandeja del horno.

Pueden guardarse durante una semana en un recipiente hermético.

El Sr. Ramírez dice que están tremendas. La Srta. Ramírez también. Si queréis probarlas, o venís por mi casa antes del fin de semana o tendréis que hacerlas vosotros mismos. :)

Prueba nº 1 - el reto

Como todavía no puedo contar lo del reto, simplemente una nota: no me ha gustado. No ha sido culpa del robotico, sino de que la receta no me ha gustado. Ya os lo contaré a fin de mes (hacia el 27 de enero).

Lo que sí hay que decir es que la base de la receta la hice con el robotico azul y salió muy buena (Irene se ha desayunado un par de trozos todos los días la última semana :) ). La combinación de sabores es lo que no acabó de gustarme. Por suerte no soy solo yo. Tampoco le ha gustado al resto de la UFRV. Así que... un reto "desafortunado" :(

Mi regalo de reyes :)



Una imagen vale más que mil palabras. Ahora, a someterla a una intensa batería de pruebas :)